Cómo quitar manchas de sangre
4.6 (92.73%) 11 votes

Las manchas de sangre son una de las más difíciles de quitar, ya no tanto cuando son recientes sino cuando ya ha pasado un tiempo después de que las prendas y el tejido se hayan manchado.

Antes de nada, el mejor consejo que podrías llevar a cabo es intentar quitar la mancha justo antes de lavar la prenda en cuestión, aunque también existen un gran número de trucos que te permiten quitar la sangre seca de las sábanas, de la almohada o incluso de cualquier otro tipo de tela.

Además, todos estos métodos son fácilmente aplicables y no necesitan de un quitamanchas o productos de limpieza específicos para quitar los restos de sangre del tejido. Así que sea cual sea la mancha que quieras quitar, ¡hoy en quitarmanchasde.net te enseñamos cómo hacerlo!

quitar manchas de sangre recientes

Cómo quitar manchas de sangre recientes

Lavar la prenda en cuestión con agua fría

Es lo más simple y lo más fácil de aplicar para eliminar las manchas de sangre fresca. No obstante, esto te funcionará mucho mejor si lo haces justamente después de que se haya manchado la tela, aunque si por cualquier cosa la mancha se ha producido en un colchón, en una alfombra o en algún tipo de mueble que, por razones obvias, no puedas poner a remojo, entonces tu mejor opción será utilizar un paño limpio, un trapo o incluso una esponja.

Nota: bajo ningún concepto utilices agua caliente para quitar restos de sangre, puesto que lo único que conseguirás es que la zona manchada se adhiera aun más al tejido. Utiliza solamente agua fría.

Utiliza agua oxigenada

También conocida como peróxido de hidrógeno, con agua oxigenada resulta realmente fácil eliminar manchas de sangre fresca. Aunque antes de optar por este método, es importante que tengas en cuenta que la prenda que vayas a poner a remojo, en el caso de que sea de color, podría blanquear o incluso estropearse en cierto modo (sobre todo si es seda o lana)

Así que siempre será mejor que vayas con cuidado y que antes de aplicarla sobre la prenda completa, pruebes primero a poner una pequeña cantidad de agua oxigenada encima del área manchada, de forma que puedas asegurarte de que no hay peligro alguno de que se estropee la ropa.

Nota: el agua oxigenada no funciona tan bien para la ropa como sí lo hace para las superficies porosas, como puede ser el caso de las paredes, siendo por consiguiente uno de los mejores remedios sobre este tipo de áreas.

  • En el caso de que se trate de una prenda algo delicada, diluye previamente el peróxido de hidrógeno con un poco de agua. Después, pon el agua oxigenada encima de la mancha teniendo cuidado de que la espuma que se produzca no toque otras zonas que no estén afectadas.
  • Repite el método y sigue las instrucciones varias veces, ya que la reacción química que se produce, pasado un tiempo, se vuelve estable y, por ende, pierde efectividad. Retira la espuma con un trapo, vierte otra vez un poco de agua oxigenada hasta que la mancha desaparezca por completo o veas que empieza a ponerse pálida. Lava la prenda de ropa con el detergente líquido (Vanish Gold, Oxi Action, etc…) que utilizas normalmente, con agua fría y siguiendo el método usas a diario.

Consejo: también cabe la posibilidad de dejar la prenda a remojo en agua oxigenada durante unos 15 minutos. Luego sácala y enjuágala bien con agua fría.

Agua y sal para telas especialmente delicadas

Esta es una forma rápida y efectiva de eliminar manchas de sangre, porque cuanto más rápido actúes y apliques esta pasta, menos tiempo darás a la sangre de que se fije en la tela, lo cual lo convierte en un remedio especialmente útil sobre todo para las cosas que no se pueden meter en la lavadora, como es el caso del colchón.

  • Enjuaga enérgicamente la mancha con una buena cantidad de agua fría. Alternativamente, también puedes poner la prenda bajo del chorro del fregadero y dejar que el agua incida sobre ella. De esta manera, conseguirás eliminar una gran parte de la sangre ya desde el principio.

Consejo: si la mancha de sangre está sobre una alfombra o en algún tipo de mueble pesado, quita el polvo, coge un vaso o una taza, echa hielos, agua y viértelo todo sobre el área afectada. Después, utiliza un paño y frota sobre la mancha. Te funcionará mucho mejor que la pasta de sal y agua.

  • En el caso de que sea posible, pon la prenda bajo el chorro del agua fría mientras frotas, pues si te das prisa y consigues eliminar la sangre fresca en 10-15 minutos después de que se haya producido, no tendrás ningún problema en limpiarla por completo. No obstante, si ves que siguen quedando restos, pon un poquito de sal y vuelve a frotar.
  • Forma la pasta de agua y sal que hemos comentado antes. Ponla sobre el área manchada y deja que actúe durante un rato. La cantidad de pasta que hay que echar dependerá de cuán grande se la mancha.
  • Frota la pasta que has aplicado antes sobre la zona que se ha manchado. Lo bueno de esta mezcla es que la aspereza que tienen los granos de sal ayuda a eliminar la sangre de las fibras de la ropa y a secarla por completo.
  • Enjuaga y frota la sal con agua -si puede ser fría mejor que mejor- y revisa si la mancha sigue en su sitio.
  • Si la mancha ya ha desaparecido, mete la prenda en la lavadora y lávala como normalmente harías.
  • En el caso de que la ropa manchada no pueda meterse en la lavadora, enjuaga la sangre con sal y agua fría tantas veces como sea necesario.

quitar manchas de sangre

Cómo quitar la mancha de sangre con jabón

Es posible que en muchas ocasiones no tengas sal o agua oxigenada a mano, por lo que este es un método muy común, muy similar al de la sal y el agua, pero que sustituye esta primera por jabón común. En suma, también cabe destacar que en el caso de que estés empleando este método en un mueble, un colchón o una alfombra, no has de utilizar mucho jabón, ya que a posteriori, será más difícil lavar el tejido.

  1. Humedece la mancha con un poco de agua fría.
  2. Frota, con bastante jabón, la mancha.
  3. Si ves que hace mucha espuma, añade un poco más de agua si fuera necesario.
  4. Enjuaga con abundante agua, y vuelve a repetir el mismo proceso hasta que la espuma y, lo más importante, la mancha hayan desaparecido.

Consejo: recuerda no utilizar agua caliente dado que la mancha terminará por adherirse.

Utiliza amoniaco si la mancha se te resiste

Seré breve. Mezcla medio vaso de agua fría con una cucharada de amoniaco, combina, y ponla encima de las manchas más difíciles. Una vez desaparezca, enjuaga con abundante agua.

Nota: si las prendas en cuestión están hechas de seda, lino o lana, evita utilizar este método.

Cómo quitar manchas de sangre seca

Pasta de dientes para la ropa de cama y las telas

Sin duda, este es uno de los más recomendables, sobre todo en aquellas telas o prendas que puedan meterse en máquinas de lavado o incluso lavarse a mano. Intenta no utilizar la pasta de dientes sobre muebles o alfombras, ya que el olor a dentífrico puede terminar por quedarse adherido sobre la tela.

  1. Pon un poco de pasta de dientes encima de la zona que se haya manchado de sangre.
  2. Deja que el dentífrico se seque.
  3. Enjuaga con un poquito de agua fría.
  4. Lava el área afectada utilizando un jabón normal y enjuaga con abundante agua. En el caso de que sea necesario, repite el proceso varias veces.

Utiliza saliva para telas delicadas

A pesar de que sea poco cochinada, la saliva funciona muy bien para quitar las manchas de sangre seca, puesto que las enzimas que hay en la saliva, además de ser las responsables de la digestión de la comida, también se ocupan de romper las proteínas presentes en la sangre, las cuales son las encargadas de que esta sea tan complicada de eliminar.

Nota: este método funciona especialmente bien para manchas pequeñas.

  1. Forma un poco de saliva en la boca.
  2. Ponla sobre la mancha de sangre.
  3. Pon la tela a remojar en agua fría.

Cómo quitar manchas de sangre de las superficies

Cómo quitar manchas de sangre de las superficies

Limpiar manchas de sangre del parqué

La cera o el poliuretano son los principales responsables de la protección del suelo de las viviendas contra el polvo, la humedad y gran parte de las manchas. Sin embargo, todas estas, incluidas las manchas de sangre, se pueden limpiar con un simple trapo y un poco de agua.

Quitar la sangre en sábanas

Para este cometido, mejor utilizar la pasta de sal y agua que comentábamos antes. Aunque en el caso de que sean manchas difíciles de quitar,  siempre se puede recurrir a productos como el Oxi Action o el Vanish Gold.

Cómo limpiar y quitar manchas de sangre del colchón o de un edredón

Obviamente, los colchones es algo que no puede meterse dentro de la lavadora, así que lo mejor en este caso es utilizar la mezcla de pasta salina para deshacerse de la mancha, puesto que es aconsejable que el colchón no absorba demasiada agua.

Cómo quitar manchas de sangre de la alfombra

Para ello, el método más sutil y eficaz es, primero que nada, quitar el polvo de la alfombra y después, utilizar un poco de agua para ver si sale la mancha, después, si ves que no funciona o que no se elimina por completo, podrás entonces proceder a utilizar remedios más intentos para eliminar las manchas de sangre más complicadas.

Cómo quitar manchas de sangre de la pared

Las paredes son porosas, por lo que la sangre procura adherirse a estas, siendo de esta manera más difíciles de limpiar. Es por ello que para eliminarlas, lo más recomendable es utilizar un tratamiento químico que ayude a eliminar la sangre de la pared. Prueba con productos de limpieza o con un poco de detergente, pues en muchas ocasiones es la solución a este tipo de manchas.

Cómo eliminar y quitar la sangre de un pantalón

Todo lo que necesites es agua fría para eliminar manchas de sangre fresca de los pantalones. Asimismo, si la mancha es de sangre seca, mejor será utilizar amoniaco, sal o incluso probar con bicarbonato.

Quitar manchas de sangre en seda y lana

Productos suaves y que no sean agresivos. En este caso, opta por la saliva, el jabón que utilizas para lavar los platos o un poco de sal. Evita a toda costa utilizar agentes agresivos como el amoniaco, ya que lo único que conseguirás es estropear la prenda.

consejos para quitar manchas de sangre

Consejos finales

  • Cuanto más rápido seas a la hora de limpiar la mancha de sangre, más fácil será quitarla.
  • Para cerciorarte de que la mancha se ha quitado por completo y que la limpieza de la misma ha sido efectiva, deja secar la tela y ponla a contraluz.
  • El Jabón Líquido de Castilla de Dr. Bronner’s es uno de tus mejores aliados, sobre todo para la ropa blanca. Sus ingredientes naturales y orgánicos limpiarán las manchas de sangre como si nada.
  • Una alternativa al agua oxigenada, es utilizar bicarbonato. Pon a remojo la prenda que tenga la mancha en un poco de agua con bicarbonato durante media hora. Si por cualquier cosa la mancha continua, es muy posible que tenga un tono amarillo. Si esto es así, aplica cualquier quitamanchas, con KH7 te irá bien.
  • A excepción de la cama, puedes utilizar el agua oxigenada sobre cualquier tipo de superficie del hogar.
  • Si la mancha se te resiste, pon abundante cantidad de un producto específico para la sangre, como puede ser el Vanish. Después lávala con agua fría y un poco de detergente o cualquier otro producto de limpieza (asegúrate de seguir siempre las instrucciones)
  • Mezcla un poco de lejía con agua para limpiar la sangre de aquellas superficies que no sean porosas, como puede ser la pared o incluso el suelo. Con lejía conseguirás dos efectos: desinfectar y limpiar el hogar.
  • Jabón de lavavajillas. La digestión enzimática que produce es uno de los mejores remedios que puedes utilizar.

Cosas que NO deberías hacer

  • Utilizar agua caliente en vez de agua fría. Si haces esto, la mancha de sangre se adherirá por completo, independientemente de si es ropa blanca o de color, y la proteína de la misma quedará impregnada para siempre sobre las fibras de la prenda.
  • Bajo ningún concepto manipules sangre de otras personas. Enfermedades como puede ser el Sida (VIH) o la Hepatitis se contagian fácilmente cuando se entra en contacto con sangre de otras personas. Así que sigue siempre las instrucciones que te damos de manera que podamos evitar posibles sustos.
  • NUNCA juntes cloro con amoniaco, pues peligrosos gases, nada buenos para la salud, emergerán de la mezcla.

Guardar

Guardar

Guardar