Cómo quitar manchas de mármol
¿Cuántas estrellas le darías al artículo?

El mármol es un tipo de roca metamórfica compuesta principalmente por dolomita y calcita, con una textura blanca cristalina y vetas policromadas que se utilizan en distintos materiales de escultura y construcción.

La belleza de este material es inmejorable, pero al mismo tiempo pasa por ser uno de las superficies más complicadas de limpiar, pues si no extremamos el cuidado con este tipo de piezas corremos el riesgo de dañarlas para siempre.

Así pues, en este artículo te mostramos todos los trucos que necesitas saber para quitar y limpiar las manchas de mármol, que te servirá independientemente de que sean amarillas, de agua, de óxido, de vómito ¡o incluso de vinagre!

cómo limpiar manchas de superficies de mármol

Cómo limpiar el mármol

Para la limpieza diaria

  1. Humedece ligeramente con agua caliente un trapo microfibra y limpia la superficie.
  2. Utilizando otro paño, seca el mármol para que no queden cercos de agua.

Para una limpieza a fondo

  1. Añade agua tibia en un recipiente y agrega unas gotas de detergente de lavavajillas suave y mézclalo todo. En el caso de que el mármol sea de color oscuro, también se permite el uso de peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) o acetona.
  2. Humedece un paño en la solución y utilízalo para limpiar la superficie.
  3. Quita el exceso la espuma producida por el jabón ayudándote de un trapo mojado con agua.
  4. Seca lo máximo que puedas la superficie con un paño.

Nota: el mármol ya de por sí es un material delicado y blando, por lo que no se recomienda el uso de vinagre o productos con un pH muy bajo (ácidos) para su limpieza, pues el brillo y composición del mismo podrían verse afectados, adquiriendo en última instancia una apariencia mate y apagada.

Cómo quitar las manchas del mármol

Por regla general, las manchas deben de eliminarse cuanto antes, pero en este caso es importante tenerlo aun más presente a la hora de tratar superficies hechas de mármol.

Tal y como hemos comentado, este es un material especialmente delicado, y que ha de trabajarse de una forma muy metódica para no causarle ningún daño. En suma, prohibida queda la utilización de vinagre, lejía o amoniaco, así como tomate, zumo de frutas, vino o café.

  1. Ayudándote de un trapo, retira cualquier líquido que haya quedado en la superficie, con cuidado de no expandir aun más la mancha, de no frotar y actuando desde fuera hacia dentro.
  2. En un cuenco mezcla agua y bicarbonato hasta formar una pasta.
  3. Extiende la pasta sobre la mancha, cúbrelo todo con film de cocina y pega los extremos con cinta adhesiva.
  4. Deja que la mezcla de agua y bicarbonato se seque (puede llevar su tiempo)
  5. Una vez se haya secado, quita los restos de la pasta y retira el film.
  6. Enjuaga la zona manchada con un poco de agua y luego procede a su secado ayudándote de un trapo limpio de microfibra.

Nota: en el caso de que quieras optar por otro método distinto, en los supermercados, a día de hoy, se comercializan productos de limpieza específicos para el tratado de manchas de mármol.

Cómo pulir el mármol sin dañarlo

Cómo pulir el mármol sin dañarlo

Es normal que a medida que pasa el tiempo el mármol vaya perdiendo su brillo original, por lo que a continuación te explicaremos cómo abrillantar y pulir el mármol sin rallarlo.

  1. En el caso de que el mármol ya esté limpio y únicamente necesitas abrillantarlo, la mejor opción -y la más segura- es frotar suavemente la superficie previamente humedecida con un paño o una gamuza.
  2. Debido, en parte, a que esta piedra es especialmente sensible, se recomienda el uso de un producto de abrillantado específico para este tipo de piedras en tanto que quieras obtener un pulido más intenso.

Otras secciones que no te puedes perder: