Cómo limpiar los cristales
5 (100%) 1 vote

Las huellas de los dedos, el polvo y la lluvia hacen que los cristales y las ventanas se vean con más suciedad de la que realmente tienen.

Es por esta razón que mucha gente a día de hoy recomienda diferentes trucos y remedios caseros para limpiar los cristales, pero al igual que hay diferentes tipos de manchas, también las hay de ventanas, ya sean de aluminio, de cristal, de madera, de pvc, grandes, pequeñas, correderas, abatibles o incluso con rejas.

Así pues, en este artículo te contaremos todos los trucos que necesitas saber para limpiar las ventanas de casa, del coche, las puertas de cristal de la chimenea, los cristales de las gafas o incluso esculturas decorativas que requieren de un mayor cuidado, todo, con métodos distintos y específicos para cada uno de los casos.

cómo limpiar los cristales de las ventanas

Cómo limpiar los cristales de las ventanas

Independientemente de si son cristales grandes o pequeños, a continuación te explicamos cómo adecentar una ventana para que queden bien, tanto las del coche como las de casa.

  1. En el caso de que los cristales estén muy sucios, primero que nada humedece un trapo en agua y trata de quitar todo el polvo que te sea posible. Si por el contrario se da la circunstancia de que son manchas difíciles, rasca con suavidad las mismas ayudándote de una cuchilla para la vitrocerámica.
  2. Como alternativa a utilizar un limpiacristales, también puedes optar por llenar con agua y vinagre blanco a partes iguales una botella con pulverizador.

Nota: otra mezcla eficaz es la de combinar 0.2 L de alcohol con 0.2 L de agua.

  1. Para que los cristales queden bien, pulverízalos con la solución anterior y acto seguido sécalos con un papel de periódico.
  2. Repite el procedimiento hasta que no quede ninguna mancha en el cristal.
  3. Rocía también las juntas de silicona y ultima los bordes con un paño limpio.

Cómo limpiar las puertas de cristal de la chimenea

Existen una infinidad de productos de limpieza en el mercado para limpiar el cristal de la chimenea que se ha visto oscurecido por el hollín que desprenden las brasas, pero sin duda alguna, uno de los trucos que mejor funciona es la ceniza.

Pasos a seguir:

  1. Rocía el área manchada con un limpiacristales que no contenga componentes agresivos (amoniaco, lejía…)
  2. Haz una bola de papel de periódico y vierte en él una pequeña cantidad del limpiacristales.
  3. Recubre la zona humedecida del periódico con las cenizas y utilízalo para frotar el cristal de la puerta.
  4. Finalmente, rocía el limpiacristales una vez más sobre la puerta y seca con un trozo de periódico seco aplicando movimientos circulares.

Cómo limpiar las piezas de cristal decorativo

  1. Vierte unas gotas de lavavajillas en un recipiente no muy grande y cólmalo con agua caliente.
  2. Introduce la pieza de cristal en la solución jabonosa y frota el exterior ayudándote de un trapo suave o de una esponja.
  3. En el caso de tener una abertura, como puede ser un jarrón o una botella de cristal, puedes emplear también la escobilla que se utiliza para limpiar los biberones a fin de limpiar el interior.
  4. Enjuaga con agua limpia y seca con un paño.

Cómo limpiar los cristales de las gafas

Cómo limpiar los cristales de las gafas

Generalmente, será suficiente limpiar las gafas con un paño o una gamuza microfibra, que es la que normalmente suele venir con la funda de las mismas.

No obstante, se aconseja utilizar un poco de agua y jabón para lavarlas y después secarlas con el paño microfibra.

  1. Enjuaga los cristales de las gafas con agua caliente.
  2. Pon un poquito de detergente líquido (o lavavajillas) sobre las lentes y frota hasta que empiece a salir espuma.
  3. Aclara con abundante agua hasta que no quede ningún resto de jabón.
  4. Lava las plaquetas de apoyo con un cepillo muy suave teniendo cuidado de no rallarlas.
  5. Vuelve a enjuagar con agua limpia y luego sécalas con una toalla.
  6. Termina de secar las lentes con la gamuza microfibra de la funda.

Advertencia: no emplees productos agresivos como puede ser el vinagre, la lejía o el amoniaco, ya que las lentes suelen llevar unas coberturas protectoras que en última instancia podrían verse afectadas ante la utilización de estos productos.

Otras secciones que no te puedes perder: