Cómo quitar manchas de cereza
¿Cuántas estrellas le darías al artículo?

Las manchas de cereza, como cualquier otra que provenga de los frutos rojos, son bastante conocidas por ser complicadas de eliminar. Aunque por muy difíciles que parezcan de quitar, tienen solución.

Así pues, en este artículo explicamos cómo hacerlo para que no tengas ningún problema a la hora de eliminarlas.

Cómo quitar manchas de cereza en la ropa

Cómo quitar manchas de cereza en la ropa

En el caso de las manchas de cereza -o de cualquier otro tipo-, es importante que se actúe rápidamente y cuando todavía estén húmedas, pues es en el momento en el que se secan, es cuando se complica la tarea de limpieza.

Estos son los pasos que necesitarás seguir para acabar con ellas:

  1. Elimina todo el posible exceso de cereza que se haya quedado en la superficie. Para ello puedes utilizar una cuchara, una servilleta o un papel absorbente en el caso de que se trate de un líquido. Recuerda llevar a cabo la acción desde fuerza hacia dentro para que los restos de cereza no se esparzan aun más.
  2. En el caso de que la mancha sea reciente, basta con meter la prenda en un recipiente con agua fría y frotar con las manos.
  3. Para situaciones en las que la mancha siga persistiendo, déjala a remojo en un recipiente en el que hayas puesto agua fría con un poco de detergente líquido (mínimo 2 horas).
  4. Una vez pasado el tiempo, retira la ropa y aclara con agua. Después, introdúcela en un bol con leche y deja que repose durante toda la noche.
  5. Si aun así, la mancha sigue sin desaparecer, vierte un poco de vinagre blanco o zumo de limón encima de ella. Deja que actúe.
  6. Cuando termines, pon un programa de lavado normal y lava como de costumbre.

Nota: no utilices un programa que emplee agua caliente, de lo contrario harás que la mancha se adhiera aun más.

cómo quitar manchas de cereza en la alfombra

Cómo limpiar las manchas de cereza en la alfombra

Las manchas de cereza se quitan solamente si se sabe cómo, pues de lo contrario cualquier método que utilices podría incurrir en un daño en el tejido de la alfombra que en última instancia podría echarla a perder.

Así pues, para la alfombra, al igual que los trucos que hemos expuesto antes, es de vital importancia que se actúe de manera inmediata, y que intentemos tratarla mientras esté reciente.

  1. Pon espuma de afeitar sobre la zona manchada. Deja actuar durante un cuarto de ahora.
  2. Retira el exceso de espuma. Luego, vierte un poco de agua carbonatada y, ayudándote de un trapo limpio y sin frotar, ve dando pequeños golpecitos a fin de secarla.
  3. Si ves que la mancha aun no ha desaparecido, vuelve a repetir el segundo paso pero, esta vez, esparciendo sal común sobre ella.
  4. Deja que actúe durante dos horas. Aclara.
  5. Finalmente, con un cepillo suave, retira el sobrante de sal y aspira el área manchada.

Consejos

Es importante tener en cuenta que siempre que se vaya a tratar una prenda o un objeto de estas características, realizar una prueba en una parte poco visible antes de aplicar la mezcla o los productos de limpieza en cuestión, de forma que evitemos dañar el tejido de la misma.

Asimismo, si se trata de tejidos delicados, ya sea lana, lino o seda, y uno mismo no se atreve a tratarla, se recomienda acudir a un profesional de la limpieza que pueda ayudarte en la materia y así evitar complicaciones.

Otras secciones que no te puedes perder: